Lo mejor del #15M en la red

Miguel Sanz realiza un breve repaso de los artículos más interesantes desde el punto de vista de los y las activistas organizadas en en el movimiento.

Como en todos los eventos históricos en los que se da una participación social masiva, en torno al 15M se ha producido, en una franja de tiempo de tan sólo varios meses, una explosión de reflexiones, artículos, crónicas y libros. Especialmente sorprendente ha sido la rapidez de autores y editoriales en lanzar a la venta libros que conectan de manera directa o indirecta con el movimiento, explicando su papel histórico, el impacto en la política estatal e internacional o la amplia base de acontecimientos sociales y políticos que han gestado las condiciones para la explosión de los indignados.

Xavier Domènech (historiador y profesor de la Universitat Autónoma de Barcelona), en su artículo “Dos lógicas de un movimiento: una lectura del 15-M y sus libros”1 revisa la eclosión literaria en torno al 15M y las diferentes perspectivas (emocional, genealógica, contextual) que diferentes autores desde dentro y fuera del movimiento han abordado con vivaz rapidez editorial. Domènech, en su reseña libre de estas obras recientes, advierte una y otra vez sobre las actitudes que pretenden destilar una rápida teoría del nacimiento y evolución del 15M, saliendo al paso de un fenómeno que nadie esperaba y cuyas formas nadie podía prever: “…no se puede permitir que el afán de escribir ahora demasiado rápidamente nos impida de nuevo saber que nada está escrito. No sabíamos si pasaría o no, lo deseábamos pero no lo sabíamos, y cuando pasó no pasó como nadie había imaginado y nos gustó precisamente por esto.

Pensar sobre ello nos da herramientas, pero establecer legitimidades o principios inmutables no parece que nos puede ayudar mucho a andar.” Sin embargo, la innumerable cantidad de reflexiones acerca del 15M en la red es especialmente rica en crónicas, genealogías y análisis contextuales, pero pobre en planteamientos de análisis que nos “ayuden a andar”. Son por eso destacables aquellos pocos artículos que, aun sabiendo lo arriesgado de la empresa, quieren aportar una argumentación estratégica para los que desde dentro del movimiento ansían conocer la dirección hacia donde caminar. Es obvio que sólo aquellos autores y activistas implicados individualmente o a través de sus organizaciones en la construcción “multifrentes” del 15M pueden arrojar luz sobre las potencialidades del movimiento, cómo desarrollarlas y en qué dirección. Ya en el mes de junio, tras la jornada de movilización del 19J (que resolvió de un plumazo las dudas sobre la continuidad del movimiento) pudimos leer el artículo de Miguel Romero “19J: Himno a la alegría”2 , donde además de realizar una interesante descripción de la evolución del movimiento desde el 15 de mayo hasta el 19 de junio, plantea las transformaciones que estaban ya ayudando o podrían ayudar a dar pasos cualitativos en la configuración de la lucha del 15M: consolidación de la descentralización en barrios, bloqueo de desahucios y, sobre todo, la orientación hacia el movimiento obrero. Este asunto de la relación entre la lucha laboral y el 15M es subrayado en los artículos procedentes del ámbito de la izquierda anticapitalista, especialmente los publicados en nuestra web (“El 15M y la clase trabajadora: de la revuelta a la victoria”3 ) y, más tímidamente en algunos artículos publicados en la web de Izquierda Anticapitalista, en cuya Universidad de Verano pudo tratarse abiertamente este debate (ver “El retorno de la cuestión social. Las relaciones entre el 15M y los sindicatos. Foro debate II Universidad Verano IA”4 ).

La preocupación por la vinculación entre el movimiento obrero y el 15M en el ámbito de las organizaciones implicadas en el movimiento no ha sido estéril. La multiplicidad de comisiones de trabajo dedicadas a la materia laboral y el apoyo a los conflictos laborales en la mayoría de núcleos locales y asambleas del 15M dan buena prueba de ello. Sin embargo, otras posiciones dentro del movimiento inciden en lo agotado de esta perspectiva e intentan desarrollar planteamientos estratégicos anclados en la potencialidad ‘constituyente’ del movimiento 15M. Con poco tiempo transcurrido desde el estallido del movimiento, el afamado intelectual Toni Negri realizó una escueta exposición de sus pensamientos sobre el 15M, planteando de forma pionera esta visión. En sus “Reflexiones acerca del 15M”5 , Negri subraya la convergencia de sectores sociales en función de sus diferentes conflictos económico-identitarios en el seno del 15M. La insistencia en el ‘trabajo inmaterial’ (una categoría en referencia permanente a la reestructuración del sistema industrial capitalista y la importancia creciente del trabajo intelectual en contraposición al manual) parece querer insistir -aunque de forma velada- en la importancia del sector juvenil de trabajadores dedicados a labores no manuales y con una relación discontinua –precaria- con el mercado laboral. La insistencia de Negri en la centralidad del ‘precariado’ representa un desafío velado a la perspectiva de ubicar a la clase trabajadora organizada, como conjunto definido, en el centro de las movilizaciones. Para Negri, la explotación por parte del capital de la información generada dentro y fuera de los márgenes del sistema productivo conduce a la exaltación de nuevos sujetos de cambio, que según su interpretación, están bien representados en el 15M. Es evidente que, si alguna categoría ha tenido presencia en este movimiento desde su inicio, es la de los trabajadores y trabajadoras precarias jóvenes, pero insistir en su dominancia en las asambleas y en qué medida se inter relaciona con otros sectores dentro del movimiento no deja de ser un ejercicio meramente descriptivo carente de valor estratégico. Es así porque la disección realiza por Negri en estas Reflexiones desemboca en una suerte de previsión sobre la evolución del movimiento con dos categorías contrapuestas: o el movimiento se consolida como un contrapoder o acaba desembocando en un poder constituyente. Ambas previsiones son de escasa utilidad si no van acompañadas de propuestas tácticas que permitan iluminar el camino a recorrer desde dónde nos encontramos ahora hasta la transformación de este movimiento en algo mucho más sólido como un contrapoder o un poder constituyente.

Las previsiones de Negri constituyen un intento por aclarar cuál será la trayectoria del 15M, pero se despliegan aparentemente en un contexto vacío, donde la evolución del movimiento tan sólo dependerá de sí mismo o como máximo, de su interacción con un escenario económico que seguro irá a peor. La introducción en los análisis sobre el 15M del contexto político estatal e internacional en el que este movimiento viene desarrollándose es un ejercicio poco practicado por la pléyade de autores y activistas que lanzando artículos en estos meses. Jaime Pastor, en su artículo aparecido en Le Monde Diplomatique en el mes de julio “Otra política es posible. Otra izquierda es necesaria”6 , realiza la labor de hilar lo que está sucediendo en la espiral del movimiento con los acontecimientos políticos que dan marco a las movilizaciones iniciales: la debacle electoral del PSOE el 22 de mayo, el auge de la izquierda en Euskal Herria y la ausencia de un referente político de izquierdas en el plano estatal. Especialmente destacado resultan los comentarios en torno a este último elemento, la relación entre el 15M y el proceso de recomposición de la izquierda a nivel estatal. Meritorio resulta por parte de Pastor el abordar con claridad –y al mismo tiempo con precaución- el debate incipiente entre la participación política de la izquierda y los activistas del movimiento: “Porque parece incuestionable la centralidad de este movimiento en el nuevo ciclo que por fin se abre y, a la vez, sería destructivo para él convertirlo en campo de confrontación o instrumentalización por parte de diferentes corrientes políticas. Más bien, habría que apostar por que siga descubriendo nuevas grietas en el sistema para así ir abriendo brechas que contribuyan a la construcción progresiva de un bloque social, político y cultural contrahegemónico frente al bloque actualmente hegemónico y en ascenso de la derecha.”

Es difícil prever cual será la evolución del 15M pero los horizontes no pueden levantarse a partir de una previsión en la que el movimiento seguirá creciendo y fortaleciéndose de forma perpetua. Por eso el debate sobre los resultados a medio y largo plazo del movimiento y su relación con la reconstrucción de la izquierda estatal son de importancia estratégica. A su vez, el elemento táctico y subjetivo que sigan las y los participantes en este movimiento será decisivo respecto a esto.

Seguiremos de cerca cual son los análisis y propuestas que desde la red sigan abriendo el debate de hacia dónde debemos caminar.

Notas

1. En castellano: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=4341 y en catalánhttp://www.inicis.blogspot.com/
2. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=130850.
3. http://www.enlucha.org/site/?q=node/16144
4. http://www.anticapitalistas.org/El-retorno-de-la-cuestion-social
5. http://www.kaosenlared.net/noticia/reflexiones-acerca-del-15m
6. http://www.vientosur.info/documentos/Art.%20LMD%20_3_.pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otoño 2011, Reseñas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s