Editorial: Nuevo gobierno, crisis y alternativas

Ya estamos en recesión. El ministro de economía Luis de Guindos ha previsto un descenso del 0,2-0,3% del PIB en el último trimestre de 2011 y todo indica que el declive se profundizará en los próximos meses1. A nivel europeo las posibilidades de una recesión en la eurozona son muy altas, puesto que la producción industrial ha disminuido de forma consecutiva los últimos 5 meses de 20112.

En el marco de esta larga crisis, la anterior bajada de la economía real se produjo entre 2009 e inicios de 2010. La recesión en la que nos adentramos ahora impacta en una situación mucho más sensible que hace dos años. Por un lado, se produce sobre un nivel de desempleo que ya ha llegado a los 5,4 millones en el Estado español3. Por otro, va a empeorar aún más los actuales desequilibrios financieros en el conjunto de la Unión Europea. Con menos actividad económica y el aumento del paro bajarán los ingresos del Estado, disparando el déficit, como explica en este número el artículo de Ivan Gordillo. Además, si el PIB disminuye, el volumen relativo de la deuda existente se hace aún mayor. La crisis de la deuda soberana y la crisis bancaria reciben ahora un nuevo declive de la economía real. Una crisis con tres frentes entrelazados de peligrosas consecuencias en una Unión Europea atravesada por las contradicciones.

Nuevo gobierno

El déficit de 2011 en el Estado español se ha situado en el 8%, muy por encima del 6% marcado para seguir los compromisos de la Unión Europea. Será el nuevo gobierno del PP quien va a gestionar esta situación ahondando en los planes de austeridad (ver el artículo de Enric Rodrigo). El primer plan de recortes de finales de diciembre es solamente un aperitivo de lo que vendrá. Aún así, es un ataque más a la clase trabajadora, con la congelación del salario mínimo de los trabajadores y trabajadoras públicos (a quienes se aumenta la jornada laboral). Este plan supone una reducción del gasto de 8.900 millones4. Pero el gobierno ya ha dicho que los ajustes que debería hacer en 2012 tendrían que ser de 36.500 millones de euros, más del doble de lo anunciado al principio. Es una cifra enorme –y que puede crecer por la recesión– si tenemos en cuenta que el primer plan de Zapatero se situaba alrededor de los 8.167 millones5.

El ajuste mayor de Rajoy, en el proyecto de los Presupuestos, se está dejando para el 31 de marzo, es decir, justo después de las elecciones andaluzas. La estrategia del PP parece ser la de realizar oleadas sucesivas de recortes, sin información previa, para aplicarlas rápidamente y no dar tiempo a la movilización.

Entre la batería de ataques sociales habrá una agresiva Reforma laboral. En su lógica de competitividad, hace falta reducir drásticamente de salarios, abaratar el despido y precarizar aún más los contratos laborales para rebajar costes. Los “costes salariales” subieron en el tercer trimestre de 2011 un 1,5% debido a las indeminizaciones por despidos6, algo intolerable para la patronal.

Pero el gobierno del PP no solamente será ultraliberal en el plano económico. También será extremadamente conservador en múltiples aspectos, como lo muestra el perfil de sus ministros. Es de temer una ofensiva conservadora de recorte de derechos civiles que afecte a las mujeres, colectivos LGTB e inmigrantes, lo que puede abrir varios frentes de tensión.

Otra vía de conflicto importante será la cuestión nacional. Una parte significativa del déficit proviene de las comunidades autónomas. Como ilustra el economista César Molinas, en las últimas tres décadas “el gasto público se ha descentralizado mucho más que los ingresos […]. La crisis actual ha tenido efectos devastadores sobre los presupuestos autonómicos”7. Ante esta situación el PP va a emprender una recentralización del Estado, uniendo su españolismo con la dinámica de control fiscal desde arriba procedente de la Unión Europea. Muy significativo es el anuncio del ministro de economía Luis de Guindos de que prepara una ley para marzo según la cual “antes de aprobar el presupuesto, [las comunidades] necesitarán la luz verde del Gobierno central”8. Obviamente, esto significa un sablazo a las cuotas de autogobierno de las naciones catalana, vasca o gallega.

El machismo, la homofobia, el racismo y el españolismo, serán algunos des los valores guía del nuevo gobierno. Rajoy ya ha abogado por una renovación rápida del tribunal constitucional: se trata de instalar en él a magistrados conservadores que den luz verde a esta ofensiva regresiva.

El mapa político

Pero además del cambio de gobierno, las elecciones del 20N han producido otros reajustes en el mapa político. El desmoronamiento del PSOE es de proporciones históricas. La perdida de 4,3 millones de votos es el factor clave que ha permitido al PP la mayoría absoluta. Aunque en varias ciudades hay un trasvase de votos hacia el PP, no podemos hablar de una derechización general de la sociedad; hay que tener en cuenta que la caída del PSOE se debe justamente al rechazo de los recortes sociales.

El hundimiento del PSOE es una muestra de la crisis que está viviendo la socialdemocracia por toda Europa. En un momento de crisis aguda, las raíces económicas del reformismo se están cortando, pues el camino de hacer mejoras desde las instituciones se encuentra muy obstaculizado.

Tras la ingrata tarea de gobernar contra sus bases y votantes, el PSOE vive una fuerte crisis de orientación. El congreso que celebrará el partido en febrero servirá para salir del paso, pero es muy poco probable que sirva para virar a la izquierda. A esto se suma el hecho de que la socialdemocracia aceptó, hace ya varias décadas, desempeñar una oposición responsable, como si estuviera en el gobierno. Así pues, la mayoría absoluta del PP tendrá ante sí a un PSOE neutralizado, al menos los primeros meses.

Pese a la pérdida de sus raíces económicas, las ideas reformistas –pensar que es posible reformar y transformar el capitalismo sin una ruptura– no van a perder terreno inmediatamente. Una muestra de ello es la subida de Izquierda Unida. El crecimiento de esta formación –de dos a once diputados– es una buena noticia. Sin embargo, es un aumento que no llena el espacio existente si tenemos en cuenta el declive del PSOE, el dramático empeoramiento de la situación social y el ascenso del movimiento 15-M.

Una mención aparte merece la irrupción de Amaiur, un giro generalmente muy bienvenido en el escenario vasco que analiza Miguel Sanz en este número.

Respuestas y alternativas

La izquierda revolucionaria hizo su aparición en la campaña electoral con Anticapitalistas. Los 24.456 votos conseguidos son un resultado modesto, pero también un paso adelante en la lenta construcción de un espacio electoral anticapitalista. Sin embargo, el necesario fortalecimiento del anticapitalismo se encuentra con la también demasiado lenta construcción de la confluencia entre la izquierda combativa.

Ante la durísima ofensiva de las clases dirigentes, reforzar las propuestas alternativas desde la izquierda anticapitalista y tener una mayor capacidad para empujarlas es clave. Si bien la visión neoliberal se mantiene hegemónica en los gobiernos y los medios de comunicación, se está mostrando incapaz de sacar la economía de la crisis, y hay una conciencia creciente de que algo falla en el capitalismo. Esto abre un espacio que la izquierda radical debe aprovechar. El recrudecimiento de la crisis pone en primer plano la cuestión de una salida anticapitalista, cuyos elementos esbozan en esta revista Costas Lapavitsas e Ivan Gordillo.

La victoria del PP augura tiempos aún más difíciles. Sin embargo, estamos en una situación distinta que en 1996, cuando la primera victoria conservadora después de 14 años de gobierno del PSOE comportó un fuerte desánimo dentro de la izquierda, y se tardaron varios años en articular una mínima movilización. Ahora, la subida al gobierno del PP sucede en el marco de una fuerte radicalización política y social en el plano internacional, como lo muestra el ascenso imprevisto del movimiento 15-M.

El año 2011 –con las revoluciones en el norte de África, el movimiento de las ocupaciones de plazas y las recurrentes huelgas generales en Grecia– ha demostrado que estamos en un ciclo de movilización en aumento (probablemente habrá subidas y bajadas, pero dentro de una tendencia general ascendente a nivel local y mundial) ante la inestabilidad creciente y los ataques cada vez mayores de las clases dirigentes.

En el Estado español, el movimiento 15-M, después de las grandes manifestaciones del 15 de octubre, no ha sido capaz de articular grandes convocatorias y ha perdido fuerza. Otra dificultad para articular una resistencia a la ofensiva antisocial proviene de la linea de pacto social que han mantenido –y quieren mantener– CCOO y UGT. Sin embargo, con el 15-M ha cristalizado un cambio de ideas y una experiencia de activismo en una amplia capa de personas; además, muchas asambleas locales siguen funcionando. La situación de deterioro social que alumbró el movimiento el pasado mayo es hoy aún más acusada. Aunque su desarrollo y las formas que adopte no puedan predecirse, el potencial para nuevas explosiones del 15-M y luchas de los trabajadores y trabajadoras sigue vivo.

Notas

1. Público, 26/12/2011 , http://tinyurl.com/8xolw5u
2. Reuters: “Eurozone manufacturing shrinks again”, Financial Times 2/1/2012. http://tinyurl.com/7n9qqhc
3. Financial Times, 3/12/2012. http://tinyurl.com/86abyso
4. Público, 31/12/2011
5. Muñoz, R (2011): “El verdadero ajuste está por venir” en El País. 30/12/2011. http://tinyurl.com/72taxfp
6. Laborda, Ángel: “Sabor agriducle en precios y salarios”, El País, Negocios. 18/12/2011.
7. Molinas, César: “Balance provisional de la catástrofe” El País, Negocios. 23/10/2011.
8. El País, 4/1/2012. http://tinyurl.com/85nx5sj

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Invierno 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s