Editorial: Efectos de la recesión profunda

Parece una ironía, pero la mayoría absoluta le debe saber a poco al gobierno del PP. Solamente 100 días después de su flamante victoria en las elecciones generales, a finales de marzo el Gobierno era sacudido por el semifracaso en las elecciones andaluzas, la huelga general del 29M y la desconfianza generalizada hacia su política económica entre el establishment europeo.

Parece que el gobierno de Rajoy ha actuado confiadamente, como si la sola aparición en la escena de un gobierno de derechas prometiendo que cumpliría el déficit fuera a ser suficiente para calmar a los inversores internacionales y los guardianes de la austeridad en Europa (Merkel y el Banco Central Europeo). El gobierno pospuso hasta después de las elecciones andaluzas la presentación de los presupuestos generales del Estado y, solamente diez días después de haberlos presentado, cuando los analistas económicos señalaban que tal presupuesto no podría cumplir el compromiso de déficit del 5,3% del PIB de este año, el gobierno presentaba un recorte extra de 10.000 millones de euros. Todo esto con una prima de riesgo que volvía a subir por encima de los 400 puntos, el nivel que había alcanzado en noviembre, antes de las elecciones.

Los ataques sociales de Rajoy son durísimos. En los presupuestos generales, las partidas de educación se reducen un 21,6%, y las de sanidad, un 13,5%. A todo esto hay que añadir el recorte extra de 10.000 euros y una subida en las tasas universitarias del 66%. Pese a esto, los recortes están siendo insuficientes para cumplir con las directrices europeas, mostrando la irracionalidad de los sacrificios sociales que se piden.

Los prestamistas están castigando especialmente dos grandes problemas de la economía española. El primero, la situación de recesión profunda, que baja los ingresos del estado y pone en entredicho que se cumplan las previsiones del déficit. En el primer trimestre de este año la economía ha descendido un 0,4% del PIB1, y la previsión es que el 2012 termine con una caída del 1,7%. Según Funcas, si se llevara a cabo el recorte suficiente para ajustarse al déficit marcado por la Unión Europea del 3% el próximo año, en 2013 la caída sería del 1,5% y el paro subiría por encima de 6 millones2. El economista Paul Krugman describe el escenario tajantemente: “Ya no se puede hablar de recesión; España se encuentra en una depresión en toda regla”3.

El segundo, la grave situación del sistema bancario español, que se mantiene “zombie” pese a haber recibido unos 110.000 millones de euros del Estado y que puede empeorar con la recesión. La burbuja inmobiliaria se mantiene: el precio de la vivienda sólo ha bajado un 27% en los últimos 4 años, mientras que en la década anterior creció un 250%4. Los bancos tienen activos tóxicos, (indigeribles y que se van devaluando) en forma de ladrillo. En realidad, el hecho de que los problemas de la banca y de los tipos de interés de la deuda pública no sean mayores se debe a la inyección de dinero por parte del Banco Central Europeo: “Irrigados con el dinero de la LTRO [Operación de Refinanciación a Largo Plazo, en inglés] los bancos españoles, especialmente, han comprado más deuda soberana de su país. El BCE ha proporcionado tanto a España como a Italia un tiempo de vida que algunos analistas consideran un rescate encubierto”5. Los LTRO ya han bombeado un trillón de euros al sistema bancario europeo evitando daños mayores, pero sin ayudar demasiado a controlar unas finanzas desbocadas6.

Vemos como el círculo vicioso de la deuda se está cerrando poco a poco sobre el Estado español, de la misma forma en que se ha cerrado en el caso de otros países europeos durante los dos últimos años. La política de austeridad para cumplir con el déficit está acelerando el descenso económico, y esto dificulta cada vez más que se puedan cumplir los objetivos de déficit y dispara los intereses de la deuda. En los presupuestos generales de 2012, el pago de la deuda representa ya un 9,3% del total, duplicando el nivel anterior a la crisis7. En un escenario sin crecimiento, el tipo de interés de emisiones de deuda pública a diez años, al 6%, empieza a rozar el umbral de lo impagable. La posibilidad de que el Estado español, la cuarta economía de la eurozona, se precipite a un rescate o a una intervención ya no es una quimera. Dado su tamaño, las consecuencias para el conjunto de la Unión Europea serían enormes.

La austeridad total de Merkel está dividiendo poco a poco el propio estatus quo, con algunas voces que quieren combinar una austeridad moderada con políticas de crecimiento. Por otro lado, en el Estado español tenemos la decisión del PP de culpar del déficit a las autonomías y amagar con intervenirlas, lo que puede ser una vía de conflicto creciente.

Resistencias globales

El enconamiento de la crisis económica no solamente se está traduciendo en una crisis política. También ha tenido como contrapartida en el último año un auge histórico de resistencias globales que analizamos de forma especial de este número de La Hiedra. Tamara Ruiz analiza el estallido del movimiento de las ocupaciones a nivel mundial. Ana Rincón escribe sobre la profundización del proceso de autoorganización de los trabajadores y trabajadoras en Egipto. Entrevistamos a Panos Garganas, que nos habla del impresionante movimiento huelguístico en Grecia, en cuyo seno las propuestas anticapitalistas van creciendo. Y, finalmente, Oscar Simón desgrana algunos retos del 15M en el Estado español. Aunque el 15M se ha reducido como movimiento estructurado, sí que ha creado un ambiente de movilización que convergió con la huelga general del 29 de marzo y ayudó a su éxito. El mayor seguimiento de la huelga respecto a la de 2010 muestra como, pese al pactismo de los sindicatos mayoritarios y un nivel de paro superior al 24%, hay potencial para incrementar la movilización de los trabajadores y trabajadoras, con un nuevo ambiente anti-PP que va creciendo. Que la huelga del 29M no haya llevado a un cambio de política del gobierno no debe hacernos infravalorar su importancia. Como dice Panos Garganas con su perspectiva desde Atenas: “Un poderoso movimiento huelguístico extendiéndose en el Estado español -el país donde se ha iniciado el movimiento de las ocupaciones- es la última cosa que los gobiernos europeos quieren ver”8.

Estos temores desde arriba y la falta de herramientas para gestionar la conflictividad social se están traduciendo en un incremento de la política represiva, incluyendo peligrosas reformas del código penal (considerando delito la resistencia pacífica o las convocatorias por internet). Dentro de lo negativo de este giro, hay también otros efectos, ya que, como ha analizado Xavier Domènech, en un sistema político cerrado, sin la capacidad de convencer con argumentos, solamente se cuenta con la vía represiva; y el uso de ésta genera, a largo plazo, una desafección más radical, ya no cuestionando esa política concreta, sino el propio sistema político9.

La izquierda

Es obvio que la presente situación plantea numerosos retos a la izquierda anticapitalista. En este número contamos con tres artículos que debaten sobre su futuro, un debate al que daremos continuidad en las próxima ediciones. Estamos en un momento en el que es necesario discutir sobre la orientación de la izquierda ante la crisis y la cuestión de la confluencia. En el presente número este debate está centrado, sobre todo, en la izquierda anticapitalista, aunque hay implicaciones más amplias acerca de cómo se relaciona el espacio anticapitalista con el espacio de la izquierda reformista combativa.

El análisis sobre lo que es la izquierda reformista y qué relación hay que tener con ella es un punto importante de la situación política actual, con el PSOE en la oposición. Es una cuestión que analiza específicamente Jesús Castillo en su artículo “Reformismo en crisis”.

El ejemplo de las elecciones andaluzas, con un alto y positivo crecimiento de IU (del 7,1% de las pasadas elecciones al 11,4%), ha demostrado que las fuerzas de la izquierda institucional pueden recoger el apoyo de las personas que buscan alternativas. Aún así, la decisión de IU de entrar en un gobierno del PSOE comprometerá muy negativamente la formación con las políticas de austeridad.

Por otro lado, tenemos en Francia la experiencia del Noveau Parti Anticapitaliste (NPA). Este partido fundado en 2009 significó un salto importante respecto a su predecesora, la LCR. Desafortunadamente, en la primera ronda de las elecciones presidenciales francesas del pasado 22 de abril, el NPA pasó del 4,08% de los votos obtenidos por la LCR en 2007 a un 1,16%, es decir, un tercio de los primeros (404.525 votos). Ha sido el Front de Gauche (Frente de Izquierdas) de Jean-Luc Mélenchon, el partido que ha capitalizado el apoyo mayoritario de la izquierda combativa, con un 11,1% de los votos. Parece que en estos resultados han influido dos cuestiones: la crisis interna del NPA, con un bloqueo entre distintas orientaciones, y las dificultades para conservar el espacio anticapitalista en el plano electoral ante el ascenso de una izquierda reformista que cuenta con el discurso radical y atractivo de Mélenchon10.

A otro nivel, el gran crecimiento del ultraderechista Front National de Marine Le Pen, que sube hasta conseguir el 17,9% de los votos, nos muestra el peligro de que tomen fuerza las salidas a la crisis propugnadas por el fascismo, y nos plantea la necesidad de tomar esta amenaza seriamente y desarrollar campañas de desenmascaramiento y oposición.

Ante la crisis económica y política, fortalecer una alternativa anticapitalista ya no es solamente una opción, sino una necesidad cada vez más importante a la hora de avanzar hacia una salida real.

Notas

1 “La economía española cayó el 0,4% en el primer trimestre de 2012”. Público, 23 de abril de 2012. en:http://xurl.es/1n3ox
2 Laborda, Ángel, 2012: “Previsiones mal explicadas”. Negocios. El País. 22 de abril.
3 Krugman, Paul, 2012: “El suicidio económico de Europa”. Negocios. El País. 22 de abril.
4 “Quien lo desenladrillará” en Negocios. El País. 25 de marzo de 2012.
5 Mallet, Victor, 2012: “Spanish economy: Gathering gloom”, Finantial Times. 22 de marzo.http://www.ft.com/intl/cms/s/0/d18c93c0-740f-11e1-bcec-00144feab49a.html…
6 Callinicos, Alex, 2012: “Rumours of crisis, revolution and war”. International Socialism, 27 marzo.http://www.isj.org.uk/index.php4?id=792&issue=134
7 “Presupuestos Generales del Estado 2012: una décima parte se va en pagar deuda”. Lainformación.com. 3 de abril http://xurl.es/untz9
8 Garganas, Panos, 2012: “Size does matter if Spain goes Greek” Socialist Worker, 21 abril.http://www.socialistworker.co.uk/art.php?id=28186
9 Domènech, Xavier, 2012: “Entre aigües. De la vaga general clàssica a la vaga general metropolitana?” a Hegemonies. 4 d’abril. http://inicis.blogspot.com.es/2012/04/entre-aigues-de-la-vaga-general.htmlç
10 Para un análisis sobre la crisis del NPA vale la pena leer Callinicos, Alex, 2012: “Francia: La política anticapitalista en crisis” en http://www.enlucha.org/site/?q=node/17157

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Verano 2012 y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s