Xavier Rius: Xenofòbia a Catalunya

¿Cómo se han alimentado los ideólogos de la extrema derecha de la mala gestión del fenómeno migratorio para convertirse en un peligroso veneno político? ¿Cómo nace y crece un partido político que convierta la xenofobia y el racismo en su bandera? A lo largo del libro Xenofòbia a Catalunya, el periodista Xavier Rius da respuesta a estas preguntas ofreciendo un extenso repaso del tratamiento del fenómeno migratorio en el Estado español y analizando los factores clave que han llevado a la aparición y posterior auge a partidos como Plataforma por Cataluña (PxC).

Josep Anglada es el actual presidente de PxC y desde los 19 años ha militado en diferentes formaciones de extrema derecha del Estado, entre ellas la fascista y ultracatólica Fuerza Nueva. Adoptando la misma idea que estaba calando en Francia y valiéndose del empujón populista de los medios y del gobierno de Aznar, quienes han tratado la entrada de inmigrantes como “una invasión”, Anglada funda en el 2000 la Plataforma Viguetana, embrión del partido fascista PxC (creado en el 2002). La intención era la de copiar el Frente Nacional de Le Pen, basándose en un discurso simplista y electoralista inflado de “argumento social”, pero usando siempre la inmigración como chivo expiatorio y buscando la constante confrontación y crispación con el resto de las fuerzas políticas.

PxC no busca el diálogo ni la convivencia, su juego no es transparente, su veleta política es volátil, sus militantes son camaleónicos; Rius lo retrata en el libro de manera lúcida. Pero PxC mantiene una constante que lo hace latir cada día con más fuerza: “primero los de casa”. Bajo ese lema enmascara toda su premisa electoral, traza su estrategia y se acerca, tan fácilmente como podría alejarse, al resto de fuerzas políticas catalanas a nivel municipal. Su manera de hacer política va asociada a buscar la polémica que le facilite un espacio en los medios, en el discurso político o que aumente su crédito electoral. La figura de Anglada se convierte así en el lepenismo catalán.

Lo que sucede en Catalunya en los últimos años no está aislado de lo que ocurre en el resto de Europa y evidencia el crecimiento del discurso xenófobo. Por ejemplo, en Francia, el Frente Nacional de Le Pen obtiene el 17% de los votos en la primera vuelta de las presidenciales. Los vientos europeos soplan a favor del ideario de Anglada.

El autor apunta a la nefasta gestión y a la falta de voluntad política, contextualizando la línea estratégica en materia de inmigración del Estado. De manera exhaustiva traza un recorrido por las estrategias del gobierno socialista —con Felipe González a la cabeza— y del gobierno de Aznar basadas en el “autismo” ante el flujo migratorio en las últimas dos décadas. Aspectos cómo la regularización y los contratos, el reagrupamiento familiar, el derecho al voto, la economía sumergida; las leyes, reforma tras reforma, ayudaron a la criminalización y la precariedad social del colectivo. Como explica Rius, “permitir que vinieran como irregulares fue la manera que escogió España para gestionar el flujo de inmigrantes”, obligando a que se trabajara sin legalización y abriéndose, a la vez, procesos de regularización. Esta mala gestión, por un lado, y el mensaje emitido desde el Gobierno y desde los medios de comunicación, por el otro, potencian la imagen de inseguridad y la falta de integración de los colectivos inmigrantes; creando sensación de miedo, amedrentando a la ciudadanía y abriendo una fractura en la cohesión social que PxC aprovecha para sustentar su contenido político. El conflicto social no se ha generado a través de la convivencia, sino que se ha nutrido de engendrar miedos y falsos tópicos para conseguir intereses políticos.

Es un libro útil con capítulos repletos de información contrastada. Rius no se detiene en iniciativas interesantes como Unitat Contra el Feixisme i el Racisme, ejemplos importantes, a mi parecer, de lucha unitaria y organizada para hacer frente a la expansión de PxC. Aun así, el libro ofrece ejemplos, testimonios y entrevistas que trazan una coherente línea argumental fundamental para visualizar y contextualizar el crecimiento político del discurso xenófobo. Da las claves para entender el conflicto social fruto de la gestión política y el uso de la inmigración como rédito electoral. En palabras del propio Rius “tan peligrosos como los verdaderos xenófobos son aquellos que sacuden la xenofobia, la utilizan o facilitan que se extienda por intereses personales o políticos.”

Anna Royo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Reseñas, Verano 2012 y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s