Observatorio Metropolitano: Spanish neocon

Uno de los principios más claros, en estrategia política, es que para combatir al enemigo hay que conocerlo, descubrir cuáles son sus fortalezas y debilidades. La última publicación del Observatorio Metropolitano, Spanish Neocon. La revuelta neoconservadora en la derecha española, sirve a este objetivo de forma excelente. El libro hace un análisis del origen histórico de la corriente más conservadora de la derecha en el Estado español, así como de los métodos, estrategias e instituciones de los que se nutre en la actualidad, además de aportar herramientas para desmontar sus argumentos.

Las autoras parten de la definición de Irving Kristol (padre de esta corriente en su versión estadounidense), para quien los neocon son “liberales asaltados por la realidad”. Mientras el liberalismo más clásico ha abogado tradicionalmente por la mínima intervención del Estado, los neocon defienden que la realidad está en permanente conflicto y, por lo tanto, se hace necesario que el Estado intervenga, tanto para salvaguardar los intereses de la clase dirigente, como para garantizar lo que, según su criterio, sería el buen orden moral y social.

En la práctica, como demuestra el texto a través de varios ejemplos, la apuesta neocon consiste en hacer una política más activa, utilizando la inversión pública para facilitar el trasvase del capital y los recursos de la clase trabajadora y los sectores populares a manos de grupos empresariales afines. Se trata, como indican las autoras, de una especie de “Estado de bienestar al revés”. Para ilustrar cómo estos principios son llevados a la práctica, las autoras analizan uno de los ejemplos más paradigmáticos de esta corriente: el Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid.

Uno de los elementos más interesantes del libro es que da las claves para entender cómo es posible que una política que perjudica gravemente a la mayoría de la población sea capaz de movilizar a un sector nada desdeñable de la sociedad y ejercer una influencia significativa en las decisiones políticas. A pesar de no ser muchos en número, los miembros de este sector de la derecha son muy eficaces cuando se trata de generar opinión pública. En parte, esto se explica porque cuentan con todo un aparato de difusión ideológica, desde colegios y universidades hasta fundaciones, asociaciones y medios de comunicación. Pero además, hay dos cuestiones que hacen que toda esta inversión sea efectiva. En primer lugar, los neocon parten de malestares existentes para construir sus argumentos. Utilizan el miedo, de forma que la amenaza está siempre presente y se autoerigen en portavoces de las víctimas de todo tipo de “agravios”: desde el laicismo antirreligioso, hasta la persecución lingüística del español, la destrucción de
la familia o la manipulación de los sindicatos. Así, las políticas que buscan ampliar derechos sociales y políticos son reconvertidas de forma cínica en ataques contra la libertad y la moral. En segundo lugar, los neocon saben aprovechar los fallos y las contradicciones que encierran los consensos amplios defendidos por la izquierda institucional y los sindicatos mayoritarios. Así, por ejemplo, en la última huelga general, los medios conservadores utilizaron la desconfianza hacia los dirigentes sindicales (por su política pactista) para atacar la huelga en sí y negar su legitimidad.

La mayoría absoluta del PP en el Gobierno abre un nuevo escenario en el que pareciera que estos sectores van a tener mayor capacidad de influencia. Pero por otro lado, los recortes salvajes que sufrimos están abriendo nuevos frentes de sectores que se oponen a estas políticas y aportan soluciones alternativas. Como indican las autoras, el 15M ha supuesto una brecha y ha conseguido poner en cuestión al sistema en su conjunto. Sin embargo, se echa de menos en el libro alguna referencia al potencial que pueden tener otras luchas. Como muestra la movilización de los profesores y profesoras en Madrid o las luchas más recientes de los funcionarios y los mineros, asistimos a un incremento de las luchas en el ámbito laboral, que están recibiendo muchos apoyos y solidaridad, trascendiendo las reivindicaciones concretas y convirtiéndose en verdaderos ejemplos de resistencia. En definitiva, a pesar de la mayoría absoluta, Mariano tendrá que lidiar con dos frentes opuestos y no lo va a tener nada fácil.

Ana Villaverde

Anuncios
Esta entrada fue publicada en #4 Sep/Dic 2012, Reseñas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s