David Graeber: En deuda

Leer el libro de David Graeber ha sido un auténtico placer. Escrito con rigurosidad, lleno de datos sorprendentes, con una estructura narrativa ágil, repasa capítulos de la historia y la antropología económica y relaciona las necesidades de las clases dominantes a lo largo de la historia con los acontecimientos que han conformado en gran parte los sistemas comerciales y económicos actuales.

No es casualidad. Graeber, reputado antropólogo que da clases en Yale o en la Universidad de Londres, es un activista político vinculado al anarquismo. Nacido en una familia obrera de izquierdas, su padre dejó el equivalente a las juventudes comunistas de EEUU, después del pacto Hitler-Stalin, y luchó en la Guerra Civil, su madre fue sindicalista del textil.

Definiéndose como anarquista desde los 16 años, fue cofundador de la ACC (Convergencia Anticapitalista por sus siglas en inglés), un conglomerado de organizaciones orientadas a la justicia social, el ecologismo y el anarquismo. La ACC tuvo un papel fundamental en “La Batalla de Seatle” en 1999 y su punto culminante en la contra-cumbre de Quebec en 2001, con asalto a la zona roja incluido. En los últimos años ha sido uno de los principales animadores del movimiento “Occupy Wall Street” (el 15M de EEUU). Esta combinación de ideas y práctica se encuentra también en el libro, quizá no de manera explícita, pero todas las explicaciones y argumentos van encaminados a lo que en términos gramscianos sería la lucha por la hegemonía de las ideas.

Especialmente interesante es la refutación que hace Graeber de las ideas de Adam Smith acerca de la aparición de las economías monetarias. Smith, en su libro La riqueza de las naciones de 1776 (que todavía incomprensiblemente, o quizás no tanto debido a lo útil que resulta para el capitalismo, se sigue enseñando en las facultades de economía), afirma que la moneda surge de manera natural cuando las economías se hacen más complejas y es imposible continuar con un sistema de trueque o intercambio de productos. Smith tomó prestado este concepto de dos eruditos árabes del siglo XI, AL Gazhali y al Tusi, posicionados contra el califato y que buscaban justificar la necesidad de mercados abiertos, dado que la nueva clase de comerciantes a las que estos pertenecían (Simbad el marino era un comerciante) necesitaba legitimar su nuevo poder y su enriquecimiento frente a la autoridad política, moral y religiosa. Smith recoge estos textos y sus mitos fundacionales del libre mercado, de las economías monetarias e incluso el concepto de la mano invisible.

Sin embargo, Graeber, buceando en la historia hasta la sumeria del 3500 a.C., demuestra que existían complejos sistemas comerciales basados en el crédito (sin moneda) y que no es hasta el inicio de la época axial hacia el 600 a.C. cuando aparece lo que Graeber llama los “complejos militares, esclavistas acuñador”. Tanto las ciudades-estado griegas como el imperio Chino o las civilizaciones del norte de la India empezaron a acuñar masivamente moneda para pagar a sus ejércitos, dado que no podían pagarles en especias, a la vez que empezaron a aceptar las monedas como tributos.

Aquí Graeber apoya claramente la teoría “Chartalista del dinero”, que afirma que este no es creado por la “mano invisible del mercado” como un medio de facilitar el intercambio sino por la necesidad de los poderosos de pagar a sus ejércitos invasores. Estos estados consiguen que las personas acepten las monedas al permitir el pago de impuestos con las mismas.

Otro aspecto clave del libro de Graeber es el concepto de economías humanas, donde la confianza de unas personas con otras permite el intercambio basado en el crédito sin necesidad de moneda, como sucedió en la Edad Media, tanto en las ciudades como en las aldeas. Importante también es el concepto de “comunismo cotidiano”, que lejos de buscar un bucólico comunismo primitivo, describe la tendencia humana a la colaboración como un denominador común de todas las sociedades.

Graeber también se centra en el concepto de usura y préstamo y en como las clases dominantes han ido utilizando la deuda para imponer su domino. Muchos ciudadanos romanos acabaron siendo esclavos debido a que no podían pagar sus deudas, en la Edad Media y Moderna millones de campesinos perdieron sus tierras por no poder pagar las deudas con los molinos propiedad del señor o los impuestos a la Iglesia. En la actualidad las mafias utilizan la deuda para esclavizar a millones de migrantes, una vez se encuentran en sus países de destino. Análogamente, mediante la deuda pública las clases dominantes del mundo esquilman hoy los bienes comunes (agua, tierra, semillas) o los servicios públicos y sociales. Graeber también señala que en sociedades menos estratificadas, las élites se veían obligadas cada cierto tiempo a realizar amnistías, como el Jubileo, para evitar revueltas.

En un momento en que EEUU es el único país con derecho a acuñar toda la moneda que quiera y es capaz de cobrar tributos mundiales en forma de bonos (es decir, deuda pública), dado su estatus de potencia militar hegemónica mundial, o en el que millones de personas están esclavizadas por deudas hipotecarias, las ideas aportadas por Graeber son de gran ayuda para entender la naturaleza y las características del enemigo al que nos estamos enfrentando.

Por Oscar Simón.

Agradecer a la editorial la donación gratuita de una copia del libro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en #6 May/Ago 2013 y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a David Graeber: En deuda

  1. @uinsurgente dijo:

    A tope traduciendo a graeber, aqui tenemos un par de cosas suyas traducidas también: http://ciudadinsurgente.wordpress.com/bibliografia/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s